Grupos comunales religiosos

Las instituciones religiosas suelen ser cerradas, se relacionan sólo con su comunidad religiosa y se mueven en ese ámbito. Sin embargo, desde algunos templos (usado genéricamente como lugar donde se practica la religión) se impulsa un movimiento de apertura a la sociedad, una búsqueda de relacionarse con los demás sin importar de qué religión sean. Evidentemente, detrás de esto también hay un objetivo de acerca acercar cada vez más gente a la propia religión, pero esto es otra discusión que aquí no tiene sentido.

De lo que nos ocupamos en este momento es de la descripción de las diferentes actividades que realizan las organizaciones religiosas junto a la sociedad. Para muchos la más notoria de todas es la educación. En los centros de enseñanza es donde la comunidad religiosa y la sociedad se funden en una sola cosa. Pero dada la magnitud e importancia de la educación religiosa he hemos dedicado una sección íntegra. Así, no nos ocuparemos de ella en el presente apartado.

Salud: en muchos lugares del mundo, las organizaciones religiosas se hacen cargo de gran parte del cuidado sanitario de la población. Colocándose entre las grietas (o cráteres) del sistema de salud local, las organizaciones religiosas cooperan para mantener la salud de una comunidad en las mejores condiciones posibles. Generalmente, las organizaciones religiosas no ofrecen doctores, no hacen un trabajo de tratamiento integral para la recuperación total de la salud. En cambio, se dedican a las tareas de saneamiento, de higiene, de cuidado de los enfermos, etc. En zonas con grandes problemas las organizaciones religiosas reciben enfermos que deben ser cuidados, personas hambrientas que deben ser alimentadas, etc.

Alfabetización: más allá de la educación formal y curricular, algunas organizaciones religiosas se ocupan de la alfabetización de la población. Si bien no son muchos los casos, se da que estas organizaciones ayuden a aprender a leer y escribir. Las religiones del libro también colaborar con la práctica de la lectura en los pequeños y en los adultos a través de la lectura de los textos sagrados. Como se hace necesario leer la Biblia, la Tora o el Corán, los practicantes van adquiriendo la práctica de la lectura (en términos mecánicos, se podría decir).

Deporte: dentro de las instituciones religiosas u organizadas por los templos de la comunidad se suelen dar competencias deportivas. No siempre se trata de campeonatos a ver quién es el mejor, a veces se trata sólo de practicar un deporte y distraerse. Según las organizaciones religiosas que realizan este tipo de actividades, la práctica del deporte aleja a los niños de alguna cosa negativa y pecaminosa. Dependiendo de cuál sea el deporte nacional favorito, las organizaciones religiosas prestarán su predio para que éste sea practicado y organizarán competencias entre los diferentes templos o barrios de una ciudad.

Entretenimiento: los espectáculos al aire libre organizados por lasa organizaciones religiosas son una forma de divertirse en familia. No es fácil encontrar un show de este tipo que realmente se enfoque en la diversión y el entretenimiento y que deje de lado el fomento de la religión que lo organiza. Por lo tanto, son espectáculos sólo para aquellos que son creyentes de determinada fe, ya que los demás se sentirán incómodos presenciando tal espectáculo.

Drogadicción: las organizaciones religiosas tienen un lugar preponderante dentro de la sociedad en lo que a la rehabilitación se refiere. Quizá con una idea un tanto homeopática, las diferentes organizaciones religiosas tienen muchos centros de rehabilitación en los que combinan el cuidado de las personas con la enseñanza religiosa. Según la religión, la enseñanza será diferente, pero la idea es la misma: alejar a las personas de la droga y acercarlas a Dios. Para muchos esto representa un canje muy conveniente y se convierten en verdaderos devotos.


Visita nuestras páginas amigas

http://www.religious-organizations.com