Música religiosa

No es el objetivo de esta sección comenzar un recorrido histórico por la tradición de la música litúrgica, nada tiene que ver esta sección con los inicios del canto gregoriano, ni nada que se le parezca. Aquí nos ocuparemos de la música religiosa actual y vigente en los días que corren. En este sentido, seguramente haya que admitir que los cristianos van a la cabeza. La innumerable cantidad de bandas de rock cristiano que existen supera ampliamente la práctica de la música en otras religiones.

Claro está que las religiones son instituciones ultra tradicionales y que aún cantan música de varios siglos atrás, pero estas nuevas bandas están cambiando un poco esta tradición e incorporando los sonidos nuevos a la tradición religiosa.

Las bandas de rock cristiano tienen letras de alabanza a Jesús o fomentan explícitamente el credo cristiano. También existen grupos musicales de rap y de heavy metal. La intención es acercarse a los jóvenes a través de la música permitirles conocer la religión cristiana y permitirles expresarse a partir de la combinación de la Biblia y las guitarras eléctricas distorsionadas.

Hace algunos años surgió el cantante de rap estadounidense conocido como Matisyahu, un judío ortodoxo que ha conquistado el mundo con su música. Este es uno de los pocos casos en que los judíos se han volcado a la música religiosa.

También hay grupos de música musulmanes que no se han hecho famosos en el mundo occidental excepto en ámbitos especiales.

La música religiosa actual trata de combinar la tradición y las enseñanzas religiosas con los ritmos y la estética del momento en que vivimos. La búsqueda de diferentes bandas por hacerse un lugar en el mundo musical sin perder por ello su identidad religiosa. Podríamos preguntar qué tanto merecen llamarse músico aquellos que hacen música no como primera intención. Es decir, si se utiliza la música para convertir a la gente a una religión, el objetivo principal no es la creación artística y habría que analizar hasta que punto, entonces, estas personas pueden ser llamadas “músicos”. Sin embargo, más allá de las etiquetas, lo cierto es que la música religiosa está tomando fuerza, se están rompiendo muchas ataduras tradicionalistas que impedían a los jóvenes combinar sus ritmos preferidos con la práctica de su religión. Con los años han surgido muchos grupos en este sentido y el número sigue creciendo. Los grupos musicales religiosos cada ve son más y más variados en sus estilos logrando alcanzar un número mayor de espectadores. En varios caso, inclusive, el público no comparte las creencias religiosas de los grupos de música, pero aprecian mucho la música que hacen y por ese motivo suelen y a ver sus presentaciones en escena.


Visita nuestras páginas amigas

http://www.religious-organizations.com